Counseling y emergencias

Dr. Jesús Miranda Páez


Introducción

La ocurrencia de catástrofes, las emergencias y situaciones de crisis en general, reclama cada vez más la participación de distintos profesionales los cuales, durante y después de su intervención, se van a ver envueltos en procesos de alto impacto emocional que desbordan los recursos de afrontamiento habituales.

Por esta razón, junto a otras, consideramos de utilidad adquirir conocimientos sobre estrategias de primeros auxilios psicológicos, técnicas basadas en Counseling y otros procedimientos de actuación adecuados a las situaciones de urgencias, emergencias y catástrofes.

Acontecimientos que conllevan una fuerte carga emocional como los ocurridos aquel triste 11 de Marzo en Madrid, han resaltado la necesidad de contar con una formación que permita optimizar las intervenciones a realizar y prevenir el estrés tanto de los afectados de primer nivel (personas que experimentan directamente el incidente), de familiares, amigos y compañeros de estas victimas (afectados de segundo nivel), así como de los propios profesionales de los servicios de emergencias (afectados de tercer nivel), entre otros.

En definitiva, la capacidad de afrontamiento de los afectados no funciona bien por encontrarse en una situación emocional y psicológica de “sobrecarga”. Los primeros auxilios psicológicos trataran de trasmitir sensación de apoyo mediante Acompañamiento, intentando facilitarle hablar de aspectos racionales y de sentimientos (ventilación). También emplearemos Normalización trasmitiéndoles la idea de que están experimentando reacciones normales ante situaciones anormales. A esto le seguirá la Canalización que busca encauzar el afrontamiento a llevar a cabo a partir de ese momento (plan) y facilitar su posible derivación asistencial.

Tras esos primeros auxilios, son necesarios procesos de apoyo y orientación, nos referimos a usar técnicas de Counseling que permitan facilitar la integración de la experiencia por parte del afectado.

Concepto de Counseling

La palabra Counseling o Counselling se puede traducir como “orientación” o “asesoramiento” (psicológico), pero existe cierta dificultad en encontrar un término equivalente en castellano. Numerosos intentos por separar y delimitar los términos Counseling y Psicoterapia muestran lo artificial de dicha distinción. Ni en las técnicas, métodos, objetivos o relaciones que se establecen en los procesos que llevan a cabo los terapeutas o los consejeros, se pueden apreciar diferencias esenciales (Patterson, 1974).

Psicoterapia y Counseling parten de tres presupuestos básicos (Mahoney, 1990):

  • Los seres humanos tienen la posibilidad de cambiar: Se admiten distintos grados de plasticidad desde distintas posiciones teóricas.
  • Los seres humanos tienen la posibilidad de ayudarse mutuamente en el proceso de cambio: La interacción y papel de los sujetos implicados en este proceso también son considerados de forma heterogénea.
  • El cambio se ve facilitado por ciertos tipos de interacción: La catalización del proceso de cambio se verá afectada por una relación profesional.

El Counseling puede definirse como una forma de relación auxiliar, interventiva y preventiva en la que el profesional intenta orientar al sujeto demandante de ayuda en un aprendizaje cognitivo y emocional, encaminado a mejorar su competencia, capacidad de autoayuda y autodirección (Dietrich, 1983). Esta relación tiene su base en la comunicación lingüística entre el “consejero” y el sujeto, la cual se encamina a provocar una reflexión adecuada a la toma de decisiones por parte del sujeto.

La relación establecida puede buscar, entre otras posibilidades, el cambio del comportamiento del sujeto mediante un proceso activo de aprendizaje cognitivo-conductual. No sólo pretende que el sujeto supere la situación conflictiva actual, sino que logre extrapolar las estrategias de autorregulación a situaciones futuras.

Desde que Tyler (1969) comenzara a dar un sentido más definido a este término, muchas definiciones se han propuesto. Entre las más completas, Lewis (1970) nos ofrecía la siguiente:

“Counseling es un proceso por el cual una persona en apuros (el cliente) es ayudada a comportarse y a sentirse de una manera personalmente más satisfactoria a través de la interacción con una persona no implicada (el consejero) que le proporciona información y reacciones con las que estimula al cliente para desarrollar conductas que le capacitan para tratar de forma más efectiva consigo mismo y con su ambiente” (pág. 10).
Esta parcela de la Psicología ha de dar cuenta de los cambios conductuales producidos en el sujeto desde una situación real inicial a una situación ideal final. Su práctica se centra especialmente en la orientación sobre la toma de decisiones y resolución de problemas con relación al cambio de conducta, así como en el ajuste óptimo del sujeto a su entorno (Miranda, 1997).

Con base en la anterior definición propuesta sobre el Counseling, siguiendo a Lewis (1970), cabe especificar algunos factores que ayudan a entender el sentido del mismo:

  • El Counseling es una actividad, no una profesión; es un proceso que puede darse en distintas profesiones y ámbitos; en definitiva, no queda especialmente definido por la cualificación profesional de quien lo practica.
  • El Counseling trata problemas normales del proceso de desarrollo; puede suponer para el sujeto una oportunidad de aprender técnicas y estrategias para atender las demandas que le surgen a lo largo de dicho desarrollo, proporcionándole un mayor autocontrol. Podría entenderse, como la “facilitación” de éste.
  • La relación de Counseling no siempre implica necesariamente la presencia de un consejero profesional. El Counseling se define mejor en términos de actividades involucradas en el proceso, que por la titulación de los participantes.

Partiendo de las consideraciones anteriores, podríamos decir que el Counseling es un proceso que se encuentra a caballo entre la Psicoterapia y la Educación (Blocher y Biggs, 1983), siendo a veces prácticamente imposible su delimitación.

El Counseling interviene en aquellos conflictos que se presentan difíciles de superar por parte del sujeto en el presente. La Psicoterapia se centra en aspectos más crónicos del problema y la Educación se encamina a atender el proceso continuo de aprendizaje con carácter evolutivo y enfocado hacia el futuro del sujeto.

El Counseling se presenta como una intervención de carácter relativamente breve e inmediato que puede ayudar al usuario a afrontar su nuevo mundo tras el incidente sufrido.

Entre los diferentes modelos catalogados como cognitivos (Corey, 2000), quizás cabría destacar el de la Terapia de la Realidad (Glasser, 1965; 1985; 1989; 1999) por su adecuación para su aplicación por parte de distintos profesionales. Es un enfoque aparentemente sencillo que se centra básicamente en “lo consciente” y en el momento actual de la vida del sujeto (Miranda, 1997). Con base en un modelo de necesidades psicológicas, la finalidad fundamental de esta técnica es ayudar al cliente a conseguir un mayor control sobre su comportamiento, orientándole y enseñándole a elegir, de forma más responsable y adaptativa, entre diferentes opciones de conducta para satisfacer sus necesidades básicas psicológicas.

Referencias bibliográficas

Blocher, D. y Biggs, D. (1986). La Psicología del Counseling en medios comunitarios (Edición original en inglés 1983 ed.). Barcelona: Herder.

Corey, G. (2000). Theory and Practice of Counseling and Psychotherapy. New York: Brooks-Cole Pub Co.

Dietrich, G. (1986). Psicología general del Counseling (Edición original en alemán 1983 ed.). Barcelona: Herder.

Glasser, W. (1965). Reality therapy: A new approach to Psychiatry. New York: Harper & Row Publishers.

Glasser, W. (1985). Control Theory. New York: Harper & Row Publishers.

Glasser, W. (1989). A clarification of the relationship between the All-We-Want World and the basic needs. Journal of Reality Therapy, 9(1), 3-8.

Glasser, W. (1999). Teoría de la Elección (Edición original en inglés 1998 ed.). Barcelona: Paidos.

Lewis, E.C. (1970). The Psychology of Counseling. New York: Holt, Rinehart & Winston, Inc.

Mahoney, M.J. (1990). Metateoría constructivista: implicaciones para la psicoterapia. Revista de Psicoterapia, 1(2 y 3), 35-49.

Mahoney, M.J. (1992). Avances teóricos en las psicoterapias cognitivas. Revista de Psicoterapia, 3(12), 49-61.

Miranda, J. (1993). Introducción a la “Reality Therapy” y Teoría de Control. Clínica y Salud, 4(3), 229-232.

Miranda, J. (1997). Una metodología de Counseling para el Trabajo social. Documentos de Trabajo Social, 1(12), 87-96.

Patterson, C. (1978). Teorías de Counseling y Psicoterapia (Edición original en inglés 1974 ed.). Bilbao: Desclée de Brouwer.

Tyler, L. (1969). The work of the counselor (3ª ed.). New York: Applenton-Century Crofts.

Anuncios