El 15 de noviembre tuvo lugar en Antequera las Jornadas de la Sociedad Andaluza de Enfermería de  en Cuidados Críticos  (SAECC) con el lema  DE LA COMPETENCIA A LA PRÁCTICA, donde  Doña Eva María Ruiz Muñoz, Psicóloga de SEPADEM participó en la mesa redonda : Cuidados enfermeros al paciente politraumatizado: actualización de competencias con la ponencia: Interviniendo con Victimas. Manejo de Malas noticias y situaciones de Duelos.

 ImagenImagen

             La medicina de Emergencias ha partido desde antiguo de una visión  mecanicista del ser humano, centrándose en salvar vidas a veces sin prestar suficiente atención al estado emocional y cognitivo de las victimas. Sin embargo, a raíz del desastre del camping de Bisecas, y al 11-M, se hizo patente la necesidad de atención de las victimas en estas esferas, y la importancia de la figura del psicólogo de emergencias, que no solo atiende a las victimas en el lugar del incidente, sino  también a los distintos  intervinientes en emergencias, ayudándoles a gestionar su propio estrés y dándole mecanismos y estrategias que potencien y protejan su salud.

            Al igual que en las Emergencias Sanitarias hablamos de Soporte Vital Básico para referirnos a  las maniobras que realizan profesionales y  ciudadanos previamente formados, con objeto de mantener, preservar o sustituir funciones vitales hasta que llega  el equipo sanitario y proporciona el Soporte Vital Avanzado, en Psicología de Emergencias hablamos de Primeros Auxilios Psicológicos (PAP) para referirnos a las estrategias y Habilidades que proporcionan profesionales y voluntarios previamente formados, con el objetivo de aliviar el estrés agudo, parar el proceso de deterioro psicológico, reducir riesgos hasta la llegada si es necesario  del psicólogo de Emergencias que realizará  una Intervención en crisis avanzada.

 

La eficacia de la intervención en crisis es inversamente proporcional al tiempo transcurrido y a la cercanía física con la victimas (Ley de Hansel), y por este motivo es imprescindible que los distintos profesionales que intervienen en la emergencia conozcan y manejen los Primeros Auxilios Psicológicos (PAP)

            Teniendo en cuenta que cuando ocurre una situación crítica, las personas sufrimos una crisis, podemos afirmar que LAS REACCIONES DE LAS VICTIMAS SON NORMALES EN SITUACIONES ANORMALES, así los primeros auxilios psicológicos engloba de forma general:

  1. Valoración de la escena, del contexto, de las victimas, priorizando la seguridad del equipo y evitando aglomeraciones.
  2. Contacto . Aproximación y establecimiento de la relación empática.
  3. Valoración física/psicológica. Nuestro orden de prioridad:

        SALVAR LA VIDA-SALVAR EL MIEMBRO- SALVAR LA FUNCIÓN-SALVAR LA EMOCIÓN.

  1. Estabilización: Normalización de reacciones y permitir la expresión emocional.
  2. Información: Información de lo ocurrido, de su situación de salud, de los objetivos, de sus familiares, teniendo un control de la información que le llega a las víctimas resolviendo dudas y evitando los rumores.

Dentro de la comunicación de los profesionales con las victimas, destaca por su importancia y por su impacto, el manejo de las malas noticias, frecuente en situaciones criticas.  La formación específica de los profesionales que intervienen en emergencias en el quien, cuando, donde y cómo dar las malas noticias es la primera medida para disminuir la ansiedad, las conductas disfuncionales y favorecer la adaptación, la toma de decisiones, el establecimiento de objetivos terapéuticos y la adherencia al tratamiento y consejo sanitario. Una adecuada formación permite a los profesionales sentirse seguros, focalizar en la tarea de informar, gestionar sus propias emociones y estrés, creándose un clima de expresión emocional adecuado.

            Relacionado con las situaciones críticas se encuentran las pérdidas de familiares,  de funcionalidad, de autonomía, materiales, económicas, sociales….que dan a lugar a distintas situaciones de duelo. Facilitar el duelo como proceso natural, dinámico, activo es labor de todos los profesionales intervinientes, acompañando y permitiendo la expresión de emociones, normalización de reacciones, resolviendo dudas, modificando mitos/falsas creencias y dando pautas e instrucciones al doliente.

            Ni que decir tiene, que no toda la población es igualmente vulnerable, destacando los niños, los ancianos y las personas con alguna limitación/discapacidad con los cuales  los profesionales tienen que adecuar su intervención para asegurar y potenciar la relación, la comunicación, la colaboración y el bienestar percibido sin caer en posturas sobreproteccionistas.

            Finalmente, la ponencia  terminó con la exposición de otro tipo de víctimas que frecuentemente pasan desapercibidos, los propios intervinientes en emergencias, doblemente expuestos al estrés: por un lado porque su lugar de trabajo son las propias situaciones criticas de forma directa, y por otro, porque trabajan a contrarreloj, unos minutos pueden marcar la diferencia entre la vida y la muerte, entre el éxito o fracaso terapéutico . Siendo  profesiones de alto riesgo se hace imprescindible la toma de medidas que abarcan la prevención primaria, secundaria y terciaria, destacando una adecuada formación en el manejo y gestión del propio estrés, hábitos saludables, conocimiento y manejo de los Primeros Auxilios Psicológicos, conocimientos y competencias en sus tareas y funciones, adecuado apoyo social y la posibilidad de ser atendidos por psicólogos de emergencias en caso necesario.

Anuncios