Hace unas semanas os anunciábamos la realización, por parte de la Unidad Militar de Emergencias, de un ejercicio de intervención en catástrofes denominado “Sur 2016”. Podéis consultar la noticia aquí.

Hoy os traemos una reseña realizada por Mariano Navarro Serer, psicólogo clínico y vocal de la Junta Directiva de SEPADEM, de la intervención psicológica en el ejercicio diseñado y gestionado por la Unidad Militar de Emergencias.

Entre los días 4 y 7 de Abril, un año más la Unidad Militar de Emergencias ha realizado uno de los Ejercicios más importantes de intervención en catástrofes en nuestro país, en esta ocasión se ha denominado “Sur 2016”, desarrollándose en las ciudades de Sevilla y Ceuta donde se simuló el lunes un movimiento sísmico de magnitud 6.1 con epicentro en el norte de Sevilla, acompañado de una réplica en la madrugada del día siguiente en la ciudad de Ceuta, con una magnitud de 6.5 grados y posteriormente una nueva réplica en Sevilla de 5.7. La intensidad del incidente y las consecuencias de la catástrofe generaron la activación del Plan Estatal Sísmico, declarándose la emergencia de interés nacional por el Ministerio del Interior (comúnmente llamada emergencia de nivel 3) donde la Unidad Militar de Emergencias (UME) toma la Dirección Operativa de la Emergencia (DOE).

Más de 4.900 personas han intervenido en el Ejercicio, que a su vez ha contado con observadores de trece países. Más de 1.500 efectivos de la UME de toda España, además de miembros de Protección Civil, Bomberos, Cruz Roja, 112, Equipos Médicos y Sanitarios y una gran cantidad de efectivos miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, entre otros.

Entre los objetivos de este Ejercicio se buscaba poner en práctica técnicas de búsqueda y rescate, tratamiento de riesgos medioambientales, riesgos tecnológicos, atención a damnificados, atención sanitaria y evacuación, orden público, comunicación, apoyo logístico y evidentemente atención psicosocial.

En lo referente a la Intervención Psicológica han participado en los tres escenarios principales (Cuartel General de la UME en la Base de Torrejón, Sevilla, y Ceuta) un importante número de psicólogos pertenecientes a distintas organizaciones, con presencia del Consejo General de Psicología de España, observadores de la Red Iberoamericana de Psicología de Emergencias (RIPE), miembros del COP de Ceuta, del GIPED de Andalucía Occidental junto a algunos componentes del GIPEC de Guipúzcoa, alumnos del Curso de Intervención Psicológica que se está desarrollando en el ámbito de  la “Cátedra Comandante Sánchez Gey” y diez alféreces psicólogos alumnos de la EMISAN (Escuela Militar de Sanidad); todos ellos dirigidos y coordinados por los Oficiales Psicólogos del Servicio de Psicología de la UME.

En Sevilla, integrados en la estructura de gestión y coordinación se encontraban dos Centros de Recursos Psicosociales (CRRPs); uno de ellos responsable de la intervención psicológica con intervinientes pertenecientes a las Fuerzas Armadas y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, y otro, que agrupaba al personal componente de otras organizaciones, localizándose este último centro de recursos en el escenario habilitado como morgue donde acudían los afectados en búsqueda de sus seres queridos.

Artículo Gamma Sur16 2016 (1)
Psicólogos UME, EMISAN y GIPED Andalucía Occidental

Durante los días del Ejercicio se intervino en diferentes incidencias que iban inyectándose desde la organización, lo cual dio la posibilidad de actuar en distintos escenarios tanto en el interior de la morgue como en el exterior, a los cuales se iban desplazando los equipos de psicólogos activados en base a las necesidades de la situación después de la valoración por los coordinadores responsables.

Comunicación de malas noticias, prestación de primeros auxilios psicológicos, presencia durante el rescate de las víctimas, ataques de ansiedad, intervención con afectados agresivos, víctimas menores o discapacitadas, acompañamiento en la gestión de la filiación con la policía judicial e inicio del proceso de acompañamiento a las familias en la espera de noticias sobre el paradero de sus seres queridos, fueron algunas de las tareas realizadas por todos estos profesionales.

Una vez más queda absolutamente patente la importancia de la figura del psicólogo emergencista como recurso fundamental en cualquier intervención en emergencias; independientemente del trabajo de cualquier otro profesional dentro de los recursos activados en una situación crítica, el psicólogo se convierte en una figura totalmente significativa en el cuidado y atención de las víctimas como medio de paliar posibles complicaciones psicopatológicas posteriores, orientando su intervención en centrar a los afectados en su realidad, ayudándoles a tomar conciencia de la misma y favoreciendo el uso de sus propios recursos de afrontamiento para la elaboración del hecho traumático.

De nuevo, este tipo de ejercicios permite que el psicólogo emergencista siga posicionándose cada vez con más fuerza y presencia dentro de los recursos propios de la emergencia, siendo reconocido por el resto de efectivos como parte incuestionable dentro de los equipos de primera intervención.

Por todo ello todos los psicólogos activados para la participación en el Ejercicio Sur 2016 tuvieron la oportunidad de poder intervenir en diferentes actuaciones y desarrollar sus competencias y habilidades en el entorno controlado de un simulacro de gran realismo, que dejó patente el importante trabajo de preparación y organización que durante los meses previos ha estado realizando la Unidad Militar de Emergencias para la consecución de los mejores resultados, paliando así los efectos de una posible catástrofe en nuestra sociedad.

Artículo Gamma Sur16 2016 (2)
Alféreces Psicólogos de la EMISAN dirigiéndose a una intervención

Mariano Navarro Serer

Psicólogo Clínico

Vocal Junta Directiva de SEPADEM

Tte. Psic. RV UME

Anuncios